Las edificicaciones Passive House están muy ligadas a la construcción ecológica, donde uno de los objetivos más prioritarios es la optimización del uso de los recursos constructivos y energéticos sostenibles. Tanto en el proceso de la construcción como en la vida útil de la casa.  Se puedo decir que:

¡Con una vivienda Passive House estás colaborando con el Cambio Climático!

Todas las casas pasivas son diseñadas bajo criterios bioclimáticos, estos edificios se proyectan y construyen atendiendo a las condiciones climáticas de la zona (aprovechando y optimizando los recursos disponibles como la orientación, el soleamiento, la vegetación, el sombreamiento natural). Además del uso de criterios de sostenibilidad ambiental, se busca objetivos como la disminución del impacto medioambiental e intentando reducir al máximo los consumos de energía.

Al estar diseñados bajo criterios de eficiencia energético y de sostenibilidad, la poca energía suplementaria que requieren se puede cubrir con facilidad a partir de energías renovables. Convirtiéndose en construcciones con un coste energético muy bajo para el propietario y el planeta

¿Por qué apostar por la Sostenibilidad? Porque es apostar por el ahorro, dejar de quemar tu dinero y apuesta por tu evolución, confort y el futuro del planeta. 

¿Para qué tener una casa pasiva?

Para garantizar tu salud y la de tu familia, las casas pasivas son más saludables. El diseño y construcción de una vivienda bajo el estándar Passive House controla parámetros que mejoran en gran medida la salubridad de la vivienda. Estos parámetros, son superiores y más exigentes que los que obliga la actual normativa en vigor. Por ejemplo en cuestiones como el confort térmico (mínimo 20ºC en invierno y 25ºC máximo en verano), el control de los niveles de CO2 en el interior de la edificación, así como niveles de iluminación mayores y la utilización de materiales de construcción no tóxicos avalados por declaraciones ambientales, entre otras cuestiones.

El objetivo de las casas pasivas es que tu casa sea acogedora y muy  confortable, tanto a nivel térmico, como acústico y lumínico. Para ello, el aislamiento térmico de estos hogares es absoluto. Para que el aire sea limpio y sano, se utilizan sistemas de renovación de aire constante, además de un sistema de filtrado de partículas (ideal para alérgicos). Destacar la incorporación de un recuperador de calor, absorbiendo el gradiente de temperatura necesario para atemperar el aire de entrada, ya sea frío o caliente.

 Las casas pasivas consumen hasta 8 veces menos energía que las convencionales

Las Casas Pasivas son altamente eficientes, tiene un ahorro energético muy elevado respecto a las convencionales. Las casas pasivas se nutren de forma gratuita de la energía del sol, captando la radiación directa a través de las ventanas, mantienen el calor recibido y el calor que emiten los electrodomésticos, así como las personas que viven en ellas. Se trata de construcciones pensadas para aprovechar al máximo la luz y calor del sol.

El aporte de calor del sol (ganancia solar) en invierno o refrigeración por sombreado de elementos constructivos (en verano), hace que sólo se necesite un pequeño aporte final de energía para lograr el confort exigido por el estándar Passive House. Cabe destacar, que las casas pasivas no necesitan de instalaciones de calefacción o refrigeración convencional, evitando así las calderas de gas o gasóleo, evitando los circuitos de radiadores o suelo radiante, o evitando la instalación convencional de aire acondicionado. 

En definitiva, tu casa si es passive house, es más…

Sin ruidos

Sin humedades

Sin polvo

Aire interior limpio

Calidad Residencial

Caliente en invierno

Fresca en verano

Sin contrastes de temperatura

Sin corrientes de aire

Máximo confort acústico

Ahorro de 85% de energía

No necesita calefacción

No necesita mantenimiento

Soleada

No necesita aire acondicionado

Opinión de la OCU

Casas Pasivas ¿Vale la pena hacer la Inversión?